El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

sinopsis
capitulo1
opiniones
autor
galeria
prensa
contacto
tapa victoria home
facebook

victoria

victoria

victoria

 
Te cuento que leí tu novela.  La verdad es que no me gustó.  ¡¡¡Me encantó!!! ¡Está zarpada mal!, diría Tomás...já.  Es realmente brillante.  Tiene chispa, tiene aventura, es tierna, tiene fantasía.  Me hiciste reír como loca, me hiciste emocionar, y por un momento me asusté en serio en El Castillo del Terror.  No tengo palabras para agradecerte los momentos hermosos que me hiciste pasar.  Un verdadero lujo.  Y no estoy exagerando.  La disfruté muchísimo. ¡No sabés cómo me encariñé con los personajes! Casi te llamo desde el Tigre cuando la terminé de leer.  ¡Quiero que la editen YA!
Te felicito de todo corazón, sos un genio.  Y te doy las gracias de nuevo.
María Laura Sánchez

Querido Marcelo: ayer terminé la versión definitiva.  ¡¡¡Sos un genio!!! Me encantó, la disfruté como si nunca la hubiese leído. Y al final no pude evitar llorarme todo. ¡Es muy tierno Tomás! Los cambios quedaron bárbaros.  Lo del Matrero, redondo. Mucho más espeluznante. Te felicito y no veo la hora de conocer la tapa.
María Laura Sánchez (después de una segunda lectura)

Anoche la terminé. De verdad está excelente. Después de la última página, me volví hacia momentos de tu novela, tal vez los momentos más "críticos". Después busqué otros que no lo eran. Y todos me parecieron tan bien logrados, con descripciones a las que no les sobra ni les falta una palabra. Te reconocí en esa búsqueda de la palabra exacta. De la brevedad y la economía cuando es necesaria y la expansión cuando también lo es. Y la palabra, encima, en boca de adolescentes, y de clases de adolescentes muy diferentes. Vi "truquillos" que me enseñaste y  que trato de aprender. El cambio de Victoria al final de la novela me pareció simplemente genial: de una brevedad increíble y efectiva, se hace tan claro cómo la experiencia la hizo crecer. Y cómo ese crecimiento se reflejó en Tomás, que sí, es un "campeón". Fui encontrando cosas que aprendí con vos. Esto fue un placer extra, porque pensé, "y yo estudio con el mismísimo escritor de esta novela". Qué bueno. Qué bueno que te encontré. Porque aquella tarde, cuando me puse a buscar maestro por Internet, mucha idea no tenía, tenía instinto. Pero más que creer en el instinto, no creo en las casualidades. Eso sí, si escribiste Victoria pensando en nada más que en lectores adolescentes, en mi experiencia te quedaste corto con el "range" de lectores. Yo de adolescente no tengo nada. En mi humilde opinión, no la promocionaría como novela exclusiva para adolescentes, va a atrapar a muchos adultos y les va a dar luz, en la sombra en la que se encuentran...
Marce, te felicito. Y apurate con la que le sigue.
Un abrazo grandote,
Silvia Figueroa

Marcelo, te quería contar que el domingo me hice un rato y empecé a leer la novela, pude seguir recién el lunes a la noche: leí hasta que decidí parar porque me di cuenta de que, leyendo, se me habían hecho las 5 de la mañana. Así que hoy terminé de leerla y la verdad que me "recopó".
Un abrazo,
Juan Escolar

Hola Marcelo,  
Bueno... me llevó "un poquito" más que dos días para leerla... llego medio cansado del laburo a la noche y me duermo como un tronco!!
Los finde, siempre hay algo que hacer, etc... pero lo más importante es que la novela me encantó!!!  Me encantó MAL debería decir, como Tomás, el personaje principal :)
Me gustó mucho el lenguaje en el libro. Yo no soy más que un lector, cero literatura, pero te enganchás al toque con la historia y te repito, me encantó el lenguaje que usa el personaje para relatar toda la historia, culquiera diría que esté escuchando a un chico de...12/13 años, ¿no?
¡¡También me gustaron las citas!! Las películas, los libros, el bar Torchis y muchas otras. (Es más... me dejaste pensando sobre el apellido de Victoria, ¿estoy en pedo? ¿0 corresponde a un personaje de Stallone?? jaja)
Te mando un abrazo, felicitaciones por el libro (que va a ser un golazo) y nos vemos pronto.
PD: Otra cosa, más personal, que también me gustó, es que yo le decía Yaya a mi abuela, te juro que me impactó cuando lo leí y me emocionó recordarla. Gracias!!
Pablo Poggio

Aprovecho para contarte que anoche terminé de leer "Victoria entre las sombras". Me gustó mucho la historia, la ambientación y la caracterización de los personajes. Tiene un ritmo que no decae y que, al final, se hace vertiginoso. Me sentí muy identificado con algunas de las referencia literarias, ya que se trata de novelas o cuentos que he leído y disfrutado (por ejemplo cuando hablás de los trífidos, o cuando haces mención a IT, o al cuento de Ambrose Bierce "El puente sobre el río del búho") También me pareció encontrar ciertas reminiscencias de "La feria de las tinieblas", aquella maravilla de Bradbury, ambientada en un parque de diversiones. El personaje del gaucho, y su naturaleza sobrenatural, me recordaron que en la peli de los 80: "Los cazafantasmas" había uno de ellos que "leía" los temores de la gente y los materializaba. 
Pensé, mientras avanzaba la historia, en cuánto de nosotros se filtra en los personajes que creamos. Y me imaginé a un Marcelo adolescente, en el mar, con una Victorinox colgando del cinto. En fin: la disfruté mucho.
PD: Algo más acerca de "Victoria...": Palmira me hizo acordar a un pibe que, en una de las "Robocop" (no recuerdo cuál), lideraba a los malvivientes.Vendían una droga llamada "Nuke", que se administraba directamente en el cuello.
La sordidez del ambiente en el que viven los darkies, y aún la misma Victoria, está magníficamente retratada. Por momentos me recordó algunos cuentos de Raymond Carver.
Un abrazo.
Daniel Aloisio

Le pregunté a mi hijo, y me contestó que le pareció reentretenida (palabras textuales)
Besos
Silvia Werner

Bueno... leí de un tirón la novela.
Me pareció muy buena, qué final, qué amor a la literatura, a la infaltable Victorinox.
Dejas caer metamensajes a lo largo de la obra —San Miguel y otras yerbas—. He leído una mención hacia un cura que conozco, en la pag. 40.
José Ignacio Lastra

Esta novela está viva! ¡Respira! Tiene todos los ingredientes necesarios para que a los lectores —por lo menos a los lectores como yo— les resulte inolvidable. A riesgo de ser pesado, repito que esta obra es equilibrada por donde se la mire. La acción, la descripción, el diálogo, los tiempos narrativos hacen que leer no sea nunca un esfuerzo. A diferencia de lo que suele ocurrirme con otros libros, nunca deseé que se terminara un capítulo: los disfruté a TODOS de principio a fin —no sé, tal vez sea cuestión de admiración y no pueda ser imparcial, pero también admiro a Mujica Láinez, y en más de una oportunidad me pareció pesado—, y varios son para ponerles un marco. La visión de Tomás, una visión sana, o no-contaminada por la estupidez adulta —disculpame que no encuentre palabras más precisas— hace que uno salga de la novela más limpio que al momento de entrar. Ver desde Tomás es recordar, con toda la melancolía que apareja, que uno también fue pibe, es recordar el placer de la aventura y revivir cómo eran el amor y la amistad verdaderos, sin sombras de conveniencias.
Párrafo aparte para los gemelos, que como personajes son únicos y sin embargo en ellos están reunidos todos los atorrantes del universo: son las Obras Completas de Poe en dos tomos. Afortunadamente, como buenos amigos, acompañaron a Tomás y pusieron su pimienta hasta la última página.
La Yaya destaca de entre los grandes por su sensatez. También ella me parece que en la novela funciona como una pesa, ella equilibra la balanza de los personajes. A propósito, no hay ningún personaje de cartón, la Gorda y el padre, la tarotista, Victoria y el padre, cada uno es único y especial, y hasta el último de los darkies es humano, en el sentido de "creíble" (...). En suma, celebro esta maravilla que has dado a luz y ruego para que, una vez en la calle, tenga el reconocimiento que merece. Y que te merecés.
Un abrazo grande, con mis más sinceras felicitaciones,
Daniel Paredes

Impresionante, Marcelo. Y muy bien escrito, además.
Yo no sé expresarme de esta manera, pero coincido 100% con lo que Daniel opina.
Un abrazo,
Diego Ruiz

Excelente, muy buenos personajes, muy buena historia, atrapante de principio a fin.
Tomás Alonso

Victoria entre las sombras es una novela escrita brillantemente. A mí me hizo retroceder años. ¿Quién no pensó alguna vez huir de su casa? ¿Quién no se sintió incomprendido por los mayores? ¿Quién no ha deseado ser considerado un héroe en algún momento de su vida? Me llevó a mis lejanas travesuras, que más de una vez hicieron que me enfrentara con los problemas por los que atravesó Victoria. Las aventuras son apasionantes; pero, cuidado: a veces se cobran la vida.
Diana Biscayart

Marce, gracias por haberme traído una vez más aquella sensación inconfundible de mi juventud, cuando me internaba en la primera lectura de un libro de Ray Bradbury, hace ya más de veinticinco años.
Mientras escritores como vos sigan escribiendo, la literatura está salvada.
Un abrazo
Federico Buccino